Los arándanos ofrecen una combinación única de fruta deliciosa y de increíble belleza ornamental al jardín y paisaje el año entero. Son realmente fáciles de cultivar y requieren cuidado mínimo. Siguiendo solo algunos pasos básicos, sus plantas de arándanos prosperarán durante muchas décadas y le proporcionaran abundante fruta cada año. Le recomendamos que lea la sección Arándanos Simplificados de nuestro sitio web para una guía sobre la selección de variedades. A continuación se presentan algunos consejos básicos para asegurar su éxito con los arándanos:

 

Selección y Preparación del Sitio 

Seleccione un lugar soleado con suelo bien drenado que esté libre de malezas y este bien trabajado.  Lo mejor es ubicar sus plantas de arándanos en un área donde el riego está fácilmente disponible, ya que los mejores resultados se lograran manteniendo la zona de la raíz húmeda durante la temporada de crecimiento. 

En donde el suelo no es ideal o esta escasamente drenado, camas levantadas son una excelente opción.  Los arándanos también se desempeñan bien en macetas de patio y ofrecen una gran alternativa para la gente que vive en departamentos, condominios y lugares con poco o ninguna yarda para gozar de los arándanos. 

Los arándanos prefieren los suelos ácidos.  Una manera de cultivar arándanos a prueba de errores en casi cualquier suelo es el de incorporar musgo en el estrato a sembrar.  Para sembrar directamente en el suelo, trabaje un área a plantar de aproximadamente 2 ½ pies de diámetro y 1 pie de profundidad para cada planta.  Retire  de 1/3  a ½  del suelo. Añada una cantidad igual de musgo pre- humedecido y mezcle bien.  (Un fardo compacto de 4 pies cúbicos suele ser suficiente para 4-5 plantas).  Para camas elevadas, mezcle volúmenes iguales de musgo con corteza (no de cedro o de secoya), abono o mezcla de siembra.  Hable con su centro de jardinería local.  Son expertos en su área y pueden aconsejarle sobre las mejores enmiendas al suelo. 

 

Separación

Los arándanos se pueden plantar tan cerca como 2-2 ½  pies de separación para formar setos sólidos, o apartados hasta 6 pies de separación y cultivados individualmente.  Si se siembran en hileras, deje de 8 a 10 pies entre las filas dependiendo del equipo usado para podar o cultivar. 

 

Siembra

En la mayoría de las áreas, es ideal sembrar en el otoño o en la primavera, aunque en muchas regiones se pude sembrar todo el año.

Si usted compró plantas de arándano en recipientes, sáquelas de la maceta y desmorone ligeramente la superficie exterior de la bola de raíz.  Amontone la tierra superior de la planta casi ½ pulgada más alto que el suelo existente y afirme alrededor de la bola de raíz.  Luego amontone la tierra a los lados de la masa de raíces expuestas y riegue bien. 

 

Abonado 

Los arándanos funcionan mejor con 2-4 pulgadas de abono sobre las raíces para conservar la humedad, prevenir las malas hierbas y añadir materia orgánica.  La corteza o el abono, abono ácido, aserrín y los recortes del césped funcionan bien.  Repita cada dos años. No use corteza o aserrín de cedro o secoya. 

 

Poda

Es una buena idea permitir que los arándanos se establezcan antes de permitirles fructificar.  Si usted comienza con plantas pequeñas, simplemente quite la mayor parte de los capullos de flores tan pronto broten.  En los años siguientes, las plantas de arándanos deben ser fuertemente podadas cada año para evitar la excesiva  fructificación, lo cual da lugar a fruta pequeña o carecimiento pobre. 

En nuestras décadas de experiencia en Fall Creek, sabemos que uno de los mayores errores que hacen los jardineros del hogar con sus arándanos es la falta de poda.  Le aseguramos que la poda anual y agresiva resultará en plantas más saludables, más vigorosas y prolífica producción de fruta.  Estos son algunos consejos sencillos: 

Quite el crecimiento bajo alrededor de la base. 

Retire la madera muerta, dejando ramas laterales de color brillante. Corte cualquier rama corta o descolorida.

Continúe podando hasta que haya quitado de 1/3 a  ½ de la madera de sus plantas cada año.  ¡Recuerde que esto promoverá el crecimiento y la producción de fruta, así que a podar se ha dicho!

 

Fertilización

Una vez establecidos, los arándanos gustan de fertilizantes ácidos como formulaciones de azalea o rododendro.  (Pregunte a su centro de jardinería local para recomendaciones). Tenga cuidado al fertilizar, ya que los arándanos son muy sensibles a la fertilización excesiva.  Siga las instrucciones en la etiqueta. 

Es ideal fertilizar una vez a principios de la primavera y de nuevo a finales de la primavera. Asegúrese de regar ampliamente después de fertilizar.  Para fertilizantes orgánicos, la harina de sangre y harina de semilla de algodón trabajan bien. 

 

UNA NOTA PARA LOS JARDINEROS DEL HOGAR: Lamentamos no tener personal disponible para responder a las preguntas de jardinería del hogar por teléfono o por correo electrónico.  Si tiene más preguntas póngase en contacto con su centro de jardinería local o con agentes de extensión.  Ellos son los expertos en su área.